VIDRIO, MAR.

Esta serie que comenzó en el año 2005 ha sido una de las que más ha distinguido a la pintura de Jorge Luna, se ha ido continuando y transformando, los períodos de relización son espaciados.